15 recetas de mariscos en olla de cocción lenta para una cena rica en proteínas

Recetas de mariscos de cocción lenta como Seafood Jambalaya y Shrimp Scampi hacen que sea fácil tener una cena nutritiva entre semana.

Credito de imagen: Lauri Patterson/E+/GettyImages

Las recetas de cocción lenta siempre son útiles para los días de semana ocupados o para platos que se pueden “preparar y olvidar” en lugar de estar parados en la estufa. Pero las ollas de cocción lenta van mucho más allá de cocinar carne de res, pollo y cerdo. De hecho, puede cocinar platos de mariscos en su olla de cocción lenta que son deliciosos, rápidos de preparar y llenos de nutrientes.

La buena noticia es que los mariscos se cocinan más rápido que, digamos, un rosbif o una pechuga de pollo de cinco libras, por lo que la mayoría de los platillos de mariscos cocinados a fuego lento se cocinan en tan solo 2 a 5 horas. Y si no tiene los mariscos que se piden en la receta, en la mayoría de los casos puede usar cualquier marisco que tenga a mano, haciéndolo realmente personalizado.

Nos comunicamos con dos dietistas registrados para obtener algunas recetas de mariscos de cocción lenta y cómo incorporarlos en una dieta bien balanceada. Siga buscando ideas para mejorar su menú de cena entre semana.

1. Pulpo, limón y patatas en olla de cocción lenta

Una porción de este plato contiene 51 gramos de proteína.

“Esta nutritiva receta es rica en proteínas, hierro y vitamina B12 gracias al ingrediente principal, el pulpo”, dice Andrea Mathis, MD. “El pulpo también contiene varios otros nutrientes importantes, como calcio, fósforo, potasio y magnesio”.

2. Salmón en olla de cocción lenta con limón y chirivías

El salmón es rico en ácidos grasos omega-3.

Esta receta de salmón en olla de cocción lenta le brinda una dosis de grasas saludables y también incluye tubérculos como las chirivías. “Las chirivías tienen vitamina C y potasio”, dice Mathis. “De hecho, solo una porción de chirivía proporciona alrededor del 10 por ciento de la cantidad recomendada de potasio”.

3. Risotto y vieiras en olla de cocción lenta

El arroz arborio, también conocido como grano en risotto, es una buena fuente de vitaminas A y C.

El arroz arborio y las vieiras son los ingredientes principales de este delicioso risotto, pero esto hace que esta cena sea baja en fibra. Aunque la receta original solo tiene 4 gramos de fibra por porción, puedes sustituir fácilmente el arroz por cebada o quinoa. Esto aumentará el contenido de fibra y hará que el plato sea más satisfactorio.

4. Guiso de mariscos en olla de cocción lenta

La composición de este guiso incluye productos enlatados, lo que hace que el plato sea económico y conveniente.

“Esta receta incluye una cantidad significativa de ajo, que ayuda a combatir bacterias, virus e incluso parásitos”, dice Mathis. “El ajo también se ha relacionado con la reducción de la inflamación y la mejora de la salud del corazón”.

Este guiso de restaurante es ideal para dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasas.

Chopino, también llamado guiso de pescador, generalmente incluye pescado, cangrejo, mariscos y camarones, y puede personalizarlo para incluir cualquier marisco que tenga a mano.

Como la mayoría de las sopas, esta receta de pescado de cocción lenta incluye apio, que a menudo se pasa por alto pero es muy nutritivo. “El apio es una gran fuente de vitamina C y otros antioxidantes importantes, incluido el betacaroteno”, dice Mathis. “También se ha demostrado que ayuda a reducir la inflamación y mejorar la digestión”.

Para hacer estos tacos sin gluten, usa tortillas sin gluten o de maíz.

Haga que una noche de tacos sea habitual en su hogar con esta deliciosa receta de tacos de camarones en olla de cocción lenta. “Me encanta que esta receta use aceite de oliva en lugar de aceite vegetal”, dice Mathis. “El aceite de oliva es rico en ácido oleico monoinsaturado y se ha relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca al controlar la inflamación y proteger el cuerpo del colesterol LDL ‘malo'”.

7. Salmón en olla de cocción lenta con salsa de crema de limón

Para que este plato de cocción lenta esté bien equilibrado, sírvelo con arroz integral y verduras de hoja verde.

Una porción de este delicioso plato de salmón de cocción lenta cuenta con 31 gramos de proteína, que seguramente satisfará el hambre nocturna y los antojos de comida. “Hay un poco más de grasa en este plato. Para reducirlo, considere usar crema descremada o incluso leche de avena en lugar de crema espesa”, sugiere Mathis.

8. Sopa de camarones y cangrejos en una olla de cocción lenta

Esta sopa es decadente, rica y fácil de personalizar a tu gusto.

La sopa suele tener mucho cuerpo y es decadente, pero hay formas de aligerarla. “Para reducir la grasa y el colesterol en esta receta, intente usar el antiguo condimento de laurel bajo en sodio o haga su propia versión baja en sal. También puede usar crema baja en grasa en lugar de crema espesa”, dice Mathis.

9. Cocinar camarones en una olla de cocción lenta

Para reducir el sodio, considere usar partes iguales de sal de apio y sal de pimentón como alternativa.

“Esta receta incluye papas, que son una excelente fuente de vitamina C antioxidante, que a menudo se pasa por alto, maíz, que es una buena fuente de carotenoides, y camarones, que brindan una buena dosis de proteína por porción”, dice Nicole Rodríguez, MD.

10. Camarones y sémola en una olla de cocción lenta

Para aumentar el contenido de vitaminas y minerales de este plato, pique finamente las espinacas o la col rizada y agréguelas a la sémola.

Con unas pocas sustituciones simples, este refrigerio clásico de cocción lenta se puede hacer más liviano sin sacrificar el sabor. “Cambie la leche descremada por leche entera, queso bajo en grasa por queso alto en grasa, y use la mitad de mantequilla y la mitad de aceite de oliva saludable para el corazón”, dice Rodríguez.

Para hacer de esta una comida completa, sirva este jambalaya con sus vegetales sin almidón favoritos.

“La base de esta receta es un ganador nutricional”, dice Rodríguez. “Los productos de tomate enlatados, aunque son nutricionalmente similares a sus contrapartes frescas, en realidad contienen más licopeno, un poderoso antioxidante que le da a los tomates su rico color rojo”.

12. Sopa de almejas de Nueva Inglaterra en olla de cocción lenta

Las almejas, incluso enlatadas como en esta receta, son una buena fuente de hierro.

Rodríguez está de acuerdo con el autor de esta receta en que las sopas como la sopa de pescado pueden ser una gran adición a las verduras, especialmente a las congeladas. “Las verduras congeladas se cosechan en su punto máximo de madurez y contenido de nutrientes y luego se congelan instantáneamente para preservar esos nutrientes”, dice Rodríguez. ¡Así que no dudes en descargarlos!

13. Guiso de mariscos en olla de cocción lenta

Ocultar la col rizada de superalimento en guisos como este es una excelente manera de disfrazar las verduras si tiene dificultades para comerlas crudas.

Esta receta de pescado de cocción lenta se puede personalizar según su pescado favorito o lo que tenga en su cocina. “El sig, como el bacalao, es mi sopa de pescado favorita”, dice Rodríguez. “Es una gran fuente de vitamina B12, selenio y colina”. Simplemente agregue sus verduras favoritas para obtener más nutrientes, ya que el sabor de esta sopa hará que cada bocado valga la pena.

14. Sopa de almejas de Manhattan en olla de cocción lenta

Disfrute de esta sopa para el almuerzo o como refrigerio por solo 164 calorías por porción.

Esta sopa de tomate es más ligera que su contraparte a base de crema, según Rodríguez. “Debido a que se compone principalmente de vegetales, el contenido de proteínas es bajo”. Trate de servir esta sopa con una proteína magra, o agregue camarones o pescado para una comida más sustanciosa.

15. Camarones con salsa de ajo en olla de cocción lenta

Estos langostinos camarones se aligeran con ingredientes como el caldo de pollo que reemplaza la mantequilla para dar sabor.

Estos langostinos sin aceite se pueden preparar con solo siete ingredientes, por lo que se preparan rápidamente si tiene prisa. Al hacerlo, no compromete el sabor con los sabores que provienen del queso parmesano, la sal de ajo y el caldo de pollo. Para que este plato quede bien equilibrado, sírvelo con verduras de hoja verde o una ensalada.

Credito de imagen: LIVESTRONG.com Creativo

Leave a Comment

Your email address will not be published.