Esta receta de sopa de pollo agrega jengibre y cúrcuma a un tazón clásico para calentar.

Sopa de verduras de pollo dorado con garbanzos

Tiempo activo:30 minutos

Tiempo Total:1 hora

Porciones:6

Tiempo activo:30 minutos

Tiempo Total:1 hora

Porciones:6

La sopa de pollo que comía de niño, la penicilina judía que hacía mi abuela y las generaciones anteriores a ella, es una parte tan importante de mí que la cocino desde un recuerdo muy arraigado y lo hago con frecuencia. Pero recientemente, cuando comencé a preparar un lote, quise agregarle una nota cálida de jengibre en lugar del eneldo habitual.

Esta enmienda abrió una gran puerta que finalmente condujo a una receta muy sabrosa y nutritiva que mi abuela habría considerado completamente desconocida.

Junto con el jengibre, agregué ajo y cúrcuma para agregar sabor y propiedades antiinflamatorias adicionales al trío habitual de cebolla, zanahoria y apio. Usé caldo de pollo y agregué pechuga como lo haría ella, pero puedes usar caldo de verduras y omitir el pollo para que sea vegano si quieres. En lugar de los fideos de huevo habituales, fui en una dirección más saludable con complementos, usando una lata de garbanzos para saciedad y proteína vegetal, y judías verdes y espinacas para obtener más textura, color y nutrición.

El resultado es una sopa que parece ser la esencia misma de la bondad curativa, calmante, reconfortante y llena de sabor. Con su caldo dorado, abundancia de vegetales verdes y garbanzos, puede que tenga poco que ver con la sopa de mi abuela, pero estoy 100 por ciento segura de que le encantará.

¿Te gustaría quedarte con esta receta? Haga clic en el ícono de marcador debajo del tamaño de la porción en la parte superior de esta página, luego vaya a Mi lista de lectura en su perfil de usuario de Washingtonpost.com.

Escale esta receta y obtenga una versión de escritorio imprimible aquí.

Notas de almacenamiento: La sopa sobrante se puede guardar en el refrigerador hasta por 3 días.

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 zanahorias medianas (5 oz en total), cortadas en cubitos
  • 2 tallos de apio, cortados en cubitos
  • 1 cebolla amarilla mediana (alrededor de 8 onzas), cortada en cubitos
  • 1 cucharada de jengibre fresco finamente rallado
  • 2 dientes de ajo, picados o finamente rallados
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
  • 8 tazas de caldo de pollo bajo en sodio
  • 8 oz de pechuga de pollo deshuesada y sin piel
  • Una lata (15 oz) de garbanzos sin sal, escurridos y enjuagados, o 1 1/2 tazas de garbanzos cocidos
  • 4 onzas de judías verdes, recortadas y cortadas en trozos de 1 pulgada (1 taza)
  • 2 tazas de espinacas tiernas, picadas en trozos grandes

Caliente el aceite en una olla grande para sopa a fuego medio hasta que brille. Agregue las zanahorias, el apio y las cebollas y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que las verduras estén tiernas, aproximadamente 5 minutos. Agregue el jengibre, el ajo, la sal, la pimienta y la cúrcuma y cocine por 1 minuto más. Añadir el caldo y llevar a ebullición.

Reduzca el fuego a medio-bajo y agregue el pollo. Cocine a fuego lento sin tapar hasta que el pollo esté bien cocido, de 20 a 25 minutos. Transfiera el pollo a un plato.

Agregue los garbanzos y las judías verdes a la olla, suba el fuego a medio y vuelva a hervir el caldo. Reduzca el fuego a medio-bajo y cocine a fuego lento, sin tapar, hasta que las judías verdes estén tiernas, aproximadamente 10 minutos.

Mientras las judías verdes se ablandan, use dos tenedores para cortar el pollo en trozos pequeños. Cuando las judías verdes estén tiernas, devuelve el pollo, con todo el jugo que haya salido, a la olla. Agregue las espinacas y cocine hasta que se ablanden, aproximadamente 1 minuto. Retire del fuego, vierta en tazones y sirva caliente.

Por porción (máximo 2 tazas), basado en 6

Calorías: 242; Grasa total: 9 g; Grasa saturada: 2 g; Colesterol: 28 mg; sodio: 547 mg; Carbohidratos: 24 g; Fibra dietética: 6 g; Azúcar: 6 g; Proteína: 20 g

Este análisis es una estimación basada en los ingredientes disponibles y el producto dado. No debe sustituir el consejo de un nutricionista o nutricionista.

De la autora de libros de cocina y dietista registrada Ellie Krieger.

Probado por Olga Massova; preguntas por correo electronico [email protected].

Escale esta receta y obtenga una versión de escritorio imprimible aquí.

Explore nuestro buscador de recetas para encontrar más de 9600 recetas comprobadas.

¿Has hecho esta receta? Toma una foto y etiquétanos en instagram con #comestible.

Mas de suministro sobre el ávidamente:

Esta ensalada de cangrejo y mango sin hervir es una elegancia sin esfuerzo.

Horneado de avena y quinua para el desayuno – Delicia matutina sin complicaciones

Las coles de Bruselas asadas con granada y queso feta agregan un sabor festivo sin demasiados problemas.

Leave a Comment

Your email address will not be published.