Receta de Pastel de Pistacho con Aceite de Oliva y Nata Montada de Limón

En mi opinión, la torta de aceite de oliva es un postre sorprendentemente difícil de conseguir. justo ahora Correctamente. El niño del cartel de la torta del tazón y el batidor es fácil de preparar, pero mi historial de búsqueda de Google (“¿Puede un pastel estar demasiado húmedo?” “¡El aceite de oliva es demasiado aceitoso!”) muestra que las cosas no siempre salen como se espera. Por eso, hasta ahora, me he conformado con que me atiendan en establecimientos locales como Abraco, que hacer No me malinterpreten, sabía que no podía evitar el pastel casero de aceite de oliva para siempre. Tal vez sea la energía de limpieza de primavera en el aire, pero pensé que era hora de finalmente marcarlo en mi (larga, interminable) lista de tareas pendientes.

Hay toneladas de recetas de pasteles de aceite de oliva en línea (esta comparación es una excelente hoja de trucos si está interesado), pero sabía que quería crear algo que fuera más “pastel” que “aceite de oliva” – sí, con sabor de buena calidad aceite de oliva virgen extra, pero no demasiado aromático y claramente no como un orujo de oliva de libro de texto en el primer bocado. Me imaginé un crumble que fuera suave pero estructurado y, en general, un postre simple y casero que tuviera lo suficiente para que la gente se preguntara qué estaba comiendo exactamente. Si esto suena vago, es porque así era, pero era el plan que necesitaba para levantarme del sofá e ir a la cocina.

Después de varias rondas de pruebas, estoy feliz de haberme decidido por este brownie de pistacho y aceite de oliva. Puede que no sea la versión más “clásica”, pero personalmente me gusta más así. Los pistachos crudos finamente molidos se agregan a los ingredientes secos para obtener un sabor ácido y a nuez, y aunque el aceite de oliva agrega humedad y sabor a cada bocado, no supera todo el peso en lo que respecta a la textura (como crema agria, huevo extra yema de huevo y una cucharada de miel). A diferencia de muchos otros muffins de aceite de oliva, en realidad no hay ralladura de cítricos ni jugo en la masa, pero una cucharada de crema batida de limón encima es solo el ligero toque de brillo necesario para unirlo todo. Los sabores no son fuertes ni abrumadores, pero no tienen que serlo para que el pastel sea memorable, agradable y digno de una segunda ración.

Cuando el clima finalmente se calienta, este pastel es una receta divertida (¡y fácil!) para agregar a su repertorio de horneado de primavera. No es exactamente un pastel de pistacho o un pastel de aceite de oliva, este es un híbrido equilibrado que me recuerda el sol, las mañanas civilizadas y las cenas donde nadie tiene prisa por irse; en resumen, este es el pastel que yo consideraría. ser. éxito.

Receta de Pastel de Pistacho con Aceite de Oliva y Nata Montada de Limón

Hace un pastel redondo de 8 pulgadas

Ingredientes:

Para el pastel de aceite de oliva y pistacho:

1 taza (120 gramos) de harina para hornear
¾ cucharadita de polvo de hornear
½ cucharadita de sal kosher
½ taza (60 gramos) de pistachos crudos sin cáscara, y más para decorar
¾ taza (150 g) de azúcar granulada
½ taza de aceite de oliva virgen extra de buena calidad
⅓ taza de leche entera, temperatura ambiente
⅓ de taza (75 g) de crema agria entera, a temperatura ambiente
1 huevo grande más 1 yema a temperatura ambiente
1 cucharada de miel
¼ de cucharadita de extracto de vainilla

Para la crema batida de limón:

1 taza de crema espesa, fría
3 cucharadas de azúcar en polvo
2 cucharaditas de ralladura de limón finamente rallada
Sal kosher

Instrucciones:

Paso 1: Precaliente el horno a 325 grados. Engrase un molde para pastel redondo de 8 pulgadas con aceite en aerosol antiadherente. Cubra el fondo con un círculo de pergamino y engrase el pergamino.

Paso 2: Tamizar la harina, el polvo de hornear y la sal en un tazón mediano y mezclar. Triture los pistachos en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino, luego mezcle el polvo de nuez con los ingredientes secos.

Paso 3: En un tazón grande, mezcle el azúcar, el aceite de oliva, la leche, la crema agria, el huevo y la yema, la miel y el extracto de vainilla hasta que la mezcla esté suave y completamente integrada. Agregue gradualmente los ingredientes secos, batiendo y mezcle hasta que no queden rayas de harina y la masa esté suave (tenga cuidado de no mezclar demasiado).

Paso 4: Vierta la masa en el molde preparado y golpee la mesa varias veces para liberar burbujas de aire en la superficie. Hornea el pastel durante aproximadamente 1 hora, hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio.

Paso 5: Deje que el pastel se enfríe en el molde durante 15 a 20 minutos, luego pase con cuidado una espátula pequeña a lo largo del borde del pastel para aflojarlo. Voltee el pastel y transfiéralo a una rejilla para que se enfríe por completo.

Paso 6: Mientras se enfría el pastel, prepare la crema batida de limón: con una batidora eléctrica o una batidora de pie equipada con un batidor, bata la crema espesa, el azúcar en polvo, la ralladura de limón y una pizca de sal hasta que se formen picos medianos (trate de no mezclar demasiado). ).

Paso 7: Cuando esté listo para servir, corte el pastel en rebanadas y adorne generosamente con crema batida de limón. Adorne con pistachos picados, si lo desea.

Alegría Cho Escritor independiente, desarrollador de recetas y pastelero con sede en la ciudad de Nueva York.
Dina Ávila Fotógrafo residente en Portland, Oregón.
Receta verificada por Ivy Manning.

Leave a Comment

Your email address will not be published.