Receta: Ensalada veraniega de pollo de autor ricamente sazonada con limón y ligera crocante.

4 porciones

Las uvas, las manzanas, las nueces y las pasas son excelentes adiciones al pollo en una ensalada cremosa, pero no en verano. Cuando hace calor y las granjas están llenas de montones altos, desea una ensalada simple con guarniciones brillantes, todas las verduras locales están en temporada. Los panqueques marinados son deliciosamente crujientes en este momento, y los rábanos, que vienen en tonos rojos y morados, son perfectos. Cocine las pechugas en un horno caliente, primero en el horno, luego a 400 grados hasta que estén listas, para que la ensalada esté un poco carbonizada. Cuando la carne se haya enfriado, sepárala del hueso y córtala, junto con la piel, en rodajas o tiras grandes. Agréguelos a un tazón de mayonesa mezclada con yogur, jugo de limón, mostaza Dijon, rábano picante blanco embotellado y vinagre. Agrega apio, perejil, cebolla morada y alcaparras para darle un toque crujiente y condimentar el aderezo. Acomódalo en una fuente grande sobre hojas de lechuga y déjate llevar decorándolo. Otras opciones para acompañar una ensalada son los tomates cherry, los huevos duros, las judías verdes crujientes y las microverduras. Diviértete y haz de la ensalada tu tarjeta de presentación.

cuatro pechugas de pollo partidas con hueso (2 lb en total)
Aceite de oliva (para espolvorear)
Sal y pimienta para probar
¼ una taza de mayonesa
¼ una taza de yogur natural de leche entera o yogur griego o crema agria
Jugo de 1 limón
una cucharada generosa de mostaza Dijon
una cucharadita de rábano picante blanco embotellado, o más al gusto
2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
una una cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de perejil fresco picado
2 tallos de apio, cortados por la mitad a lo largo y en rodajas finas en diagonal
½ cebolla roja mediana, en rodajas
2 cucharas de alcaparras
6 hojas de lechuga o 4 tazas de lechuga tierna (para servir)
3 pepinos pequeños o encurtidos, en rodajas finas (para decorar)
una manojo de rábanos, cortados y cortados en cuartos (para decorar)

1. Coloque una rejilla del horno a 10 pulgadas del asador. Enciende el brasero. Tenga a mano una sartén lo suficientemente grande como para sostener las pechugas de pollo.

2. Coloque las pechugas de pollo, con la piel hacia arriba, en la parrilla. Frote la piel con aceite de oliva y espolvoree con sal y pimienta. Deslice la sartén debajo del asador y cocine por 5 minutos o hasta que la piel comience a carbonizarse. Reduzca el horno a 400 grados. Inserte la bandeja para hornear en el medio del horno si aún no está en esa posición. Continúe cocinando las pechugas durante 30-35 minutos, o hasta que un termómetro para carne insertado en el medio de la pechuga indique 165 grados. (El tiempo total de cocción es de 35 a 40 minutos). Retire la bandeja para hornear del horno y déjela hasta que las pechugas estén completamente frías.

3. Mientras tanto, en un tazón lo suficientemente grande como para contener todos los ingredientes, mezcle la mayonesa, el yogur, el jugo de limón, la mostaza, el rábano picante, el vinagre, 2 cucharadas de aceite de oliva y una pizca generosa de sal y pimienta. La mezcla debe estar suelta, pero no completamente líquida. Agregue 1 cucharada de agua si es necesario.

4. Agregue el perejil, el apio, la cebolla roja y las alcaparras al tazón y mezcle bien.

5. Cuando el pollo esté lo suficientemente frío para manipularlo mientras se trabaja en un plato grande, separe la carne de los huesos (dejando la piel). Usa tus manos para cortar el pollo en trozos largos, o usa un cuchillo para cortarlo en trozos de 2 pulgadas. Agréguelos al tazón y mezcle suavemente pero a fondo.

6. Cubra un plato grande con lechuga. Coloque la ensalada de pollo en el medio y decore los bordes con pepinos y rábanos. Cubra sin apretar con una envoltura de plástico y refrigere hasta servir.

cheryl julian

4 porciones

Las uvas, las manzanas, las nueces y las pasas son excelentes adiciones al pollo en una ensalada cremosa, pero no en verano. Cuando hace calor y las granjas están llenas de montones altos, desea una ensalada simple con guarniciones brillantes, todas las verduras locales están en temporada. Los panqueques marinados son deliciosamente crujientes en este momento, y los rábanos, que vienen en tonos rojos y morados, son perfectos. Cocine las pechugas en un horno caliente, primero en el horno, luego a 400 grados hasta que estén listas, para que la ensalada esté un poco carbonizada. Cuando la carne se haya enfriado, sepárala del hueso y córtala, junto con la piel, en rodajas o tiras grandes. Agréguelos a un tazón de mayonesa mezclada con yogur, jugo de limón, mostaza Dijon, rábano picante blanco embotellado y vinagre. Agrega apio, perejil, cebolla morada y alcaparras para darle un toque crujiente y condimentar el aderezo. Acomódalo en una fuente grande sobre hojas de lechuga y déjate llevar decorándolo. Otras opciones para acompañar una ensalada son los tomates cherry, los huevos duros, las judías verdes crujientes y las microverduras. Diviértete y haz de la ensalada tu tarjeta de presentación.

cuatro pechugas de pollo partidas con hueso (2 lb en total)
Aceite de oliva (para espolvorear)
Sal y pimienta para probar
¼ una taza de mayonesa
¼ una taza de yogur natural de leche entera o yogur griego o crema agria
Jugo de 1 limón
una cucharada generosa de mostaza Dijon
una cucharadita de rábano picante blanco embotellado, o más al gusto
2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
una una cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de perejil fresco picado
2 tallos de apio, cortados por la mitad a lo largo y en rodajas finas en diagonal
½ cebolla roja mediana, en rodajas
2 cucharas de alcaparras
6 hojas de lechuga o 4 tazas de lechuga tierna (para servir)
3 pepinos pequeños o encurtidos, en rodajas finas (para decorar)
una manojo de rábanos, cortados y cortados en cuartos (para decorar)

1. Coloque una rejilla del horno a 10 pulgadas del asador. Enciende el brasero. Tenga a mano una sartén lo suficientemente grande como para sostener las pechugas de pollo.

2. Coloque las pechugas de pollo, con la piel hacia arriba, en la parrilla. Frote la piel con aceite de oliva y espolvoree con sal y pimienta. Deslice la sartén debajo del asador y cocine por 5 minutos o hasta que la piel comience a carbonizarse. Reduzca el horno a 400 grados. Inserte la bandeja para hornear en el medio del horno si aún no está en esa posición. Continúe cocinando las pechugas durante 30-35 minutos, o hasta que un termómetro para carne insertado en el centro de la pechuga indique 165 grados. (El tiempo total de cocción es de 35 a 40 minutos). Retire la bandeja para hornear del horno y déjela hasta que las pechugas estén completamente frías.

3. Mientras tanto, en un tazón lo suficientemente grande como para contener todos los ingredientes, mezcle la mayonesa, el yogur, el jugo de limón, la mostaza, el rábano picante, el vinagre, 2 cucharadas de aceite de oliva y una pizca generosa de sal y pimienta. La mezcla debe estar suelta, pero no completamente líquida. Agregue 1 cucharada de agua si es necesario.

4. Agregue el perejil, el apio, la cebolla roja y las alcaparras al tazón y mezcle bien.

5. Cuando el pollo esté lo suficientemente frío como para manipularlo mientras se trabaja en un plato grande, separe la carne de los huesos (dejando la piel). Usa tus manos para cortar el pollo en trozos largos o usa un cuchillo para cortarlo en trozos de 2 pulgadas. Agréguelos al tazón y mezcle suavemente pero a fondo.

6. Cubra una fuente grande con lechuga. Coloque la ensalada de pollo en el medio y decore los bordes con pepinos y rábanos. Cubra sin apretar con una envoltura de plástico y refrigere hasta servir.cheryl julian

Leave a Comment

Your email address will not be published.